“En el País de las Fábulas”

utslvo5ssqg3ojau56iea.jpg
Vista desde Dobiaco, Dolomitas

Hola a todos, disculpar mi ausencia. Pero la vida actual, de trabajo y estrés hace que pasen las horas, los días, los meses… “La amistad nace con la Luz y se afirma con el trato”, (Molière). Es la mejor frase que resume mi amistad con Lola, aquella Catedrática de Universidad, que nos hablaba como adultas en nuestros primeros años en la facultad, nos invitaba a tomar el té en lugares preciosos y nos hablaba de sus viajes a Italia…

ECDD36CD-0949-42E4-A2CC-D3E8D7538381.jpg
Obra de Arcadio Lobato, homenaje a su maestro Stepan Zavrel en la Scuola de Sarmede 

Quiero contaros, la maravillosa experiencia de este verano en el “País de las Fábulas”, en los Pre-Alpes italianos. Cómo todas las cosas buenas, llegan sin pensar. Después de una comida en Fuenteheridos (Huelva) -que nos debíamos de hace años-, mi amiga Lola, me propuso hacer un curso de Ilustración en Sarmede, Italia. En una semana lo organizamos todo, vuelos, alojamientos y alquiler de coche.

oyjlejxeqx2h9amakrq4%q
Vittorio Veneto, Treviso

Llegamos al Aeropuerto de Pisa, un miércoles 11 Julio. En verano, con los vuelos a Italia muy altos, fue nuestra mejor alternativa. Pero al llegar el vuelo con un poco de retraso, tuvimos que adaptarnos al nuevo horario: cercanías Pisa-Florencia, tren rápido Florencia-Bolonia y otro cercanías a Ferrara, tardamos casi 5h. Donde había pensado comenzar nuestra aventura, ya que desde hacía años tenía muchas ganas de visitar la Ciudad de los Fizzi-Contini.

04E81A02-A5CB-47A2-B9F5-1DB0013892A4.jpg
Ferrara, el primer paseo nocturno

Llegamos ya de noche a la estación, donde en 1 minuto ya me habían comido mil mosquitos. El taxi nos dejó en el “Hotel Ferrara”, con asombro vimos que estábamos alojadas frente del Castillo de los Este. Cenamos en el Restaurante del Hotel, (“Restaurante Big Night”) preciosamente decorado y con una exposición de pintura muy interesante. Mi amiga Lola, sacó su impecable italiano y sus conocimientos de la gastronomía de la Emilia-Romagna. Al terminar la cena, muy cansadas por el periplo del viaje, pero emocionadas por la expectación de la aventura que ya había comenzado en esa cena, dimos un paseo por el centro de Ferrara: por el exterior del Castillo estense, la Catedral epicentro de la ciudad medieval, el antiguo Palacio Ducal, Piazza de Savonarola y sus pequeñas y preciosas calles para volver a descansar.

F0BE201C-2938-4ED1-9C6B-9CDA4B3BCC61.jpg
Restaurante “Big Night” (Hotel Ferrara), Ferrara

Por fin, el nuevo día. Desayunar para ir a recoger el coche de Alquiler de Europcar (Corso Porta, Vía Annibale Zucchini, 15). Altamente recomendable, el personal de lo más agradable y simpático, nos ayudaron muchísimo. Listas! Todo el orden! GPS! Rumbo a Sarmede!! De Ferrara hasta la altura de Padua por A-13 y después conectar A-4 (autopista del Norte) unos pocos kilómetros, para enlazar con A-27 y A-28 dirección Norte (171km 1h 42min). No es la primera vez que conduzco por Italia, ni por la Italia del Norte, pero… que locura!!

e30dba6b-b940-4fbb-87d7-e41277c8b896
Pre-Alpes italianos (Sarmede y Montaner)

Desde Sarmede nos dieron la dirección donde se impartía el curso, en una pequeña aldea de montaña en los Pre-Alpes: Montaner, vistas y tranquilidad. Se impartía en la Scuola Primaria. Nada más llegar conocí al maestro amigo de Lola, maestro en Ilustración, Arcadio Lobato, español afincado en Italia desde hace ya algunos años. Para referirme al él, lo haré como “maestro” porque además de impartir el curso, es lo que me parece su Arte y su amor por la Ilustración. El primer contacto, fue gratificante. Yo no hablo italiano, pero entiendo un poco. Todos los alumnos, tanto de mi curso, como de otros, amables, educados, con ganas de conocer gente y de compartir su amor por el Arte, la Pintura y la Ilustración. Se dividía en diferentes temas, yo por motivos de trabajo tuve que ausentarme varias veces. Los alumnos de todo tipo de edades (con algunos niños: dos hermanitas rubias que su padre llevaba y recogía, otros dos hermanos que iban con su madre), mujeres, hombres; todos unidos por su Pasión: pintar, ilustrar y ganas de aprender. Mi mejor recuerdo, hablando del Retrato, Arcadio me hizo un dibujo como una Madonna medieval que tengo enmarcado en mi dormitorio como “recuerdo a un viaje de ensueño”.

py9ginv0tnccbannijqzq.jpg
“Retrato como Madonna” que me hizo Arcadio Lobato, durante las clases
FDB2153B-2A72-4AEF-8307-11A7AB6A889C.jpg
Arcadio Lobato nos enseña su Homenaje a su maestro Stepan Zavrel en la Scuola de Sarmede

Al terminar el curso el primer día, nos dirigimos al lugar donde nos habían recomendado la estancia, “Vittorio Véneto”. Para mí fue amor a primera vista. Pequeña ciudad con gran influencia veneciana en sus construcciones, un “precioso estado de decadencia” que deja ver su gran pasado histórico, el río que lo cruza trae el fresco de la montaña, el fresco del deshielo, lugar rodeado de montañas, donde por las noches se creaban impresionantes tormentas de luz y sonido, por el calor del día; hace que este lugar, sea un maravilloso refugio de veraneo para los italianos.  La Batalla de Vittorio Véneto, enfrentó a las fuerzas armadas del Reino de Italia con las del Imperio astrohúgaro en la Primera Guerra Mundial y significó la derrota definitiva del Imperio, y nosotras estábamos allí un Siglo después, en 2018. El tiempo parecía haberse detenido en esos 100 años. Veíamos fotos de la I Guerra Mundial, en los mismos sitios que visitábamos, fotografiábamos, incluso comíamos; Trattoria della Cerva. El mejor de los recuerdos de esta experiencia está en este lugar, con su dueño y su hijo; hablando de las aventuras que estábamos viviendo y nuestras vidas pasadas, mientras que Lola y yo bebíamos unas cervezas o un Prosseco helado.

7B486100-3F62-44E9-BADA-040087F8A524.jpg
Vittorio Veneto, Piazza Flaminio (Julio 2018)
6A30B338-B95B-403D-9A13-FC27C09CD538.jpg
Vittorio Veneto, Piazza Flaminio (año 1918)

Así trascurrían los días, después de los ricos desayunos en Vittorio Véneto, disfrutábamos del pequeño camino prealpino que nos llevaba al curso en Montaner. Llegó el gran día donde fuimos a Sármede “El País de las Fábulas” (a la entrada del pueblo se puede leer una señal “Il paese della fabula”). Donde cada año tiene lugar la Exposición Internacional de Arte para la Infancia. La idea de una exposición de este género nació en 1.982 por la genialidad de la obra de Stepan Zavrel, ilustrador de Praga huído en los años de la II Guerra Mundial y afincado en Sármede. Zavrel hizo Sarmede mundialmente conocido al cambiarlo como “La Ciudad de las Fábulas”, acercó a niños y mayores al mundo de la Ilustración. Realizó por todo el pueblo frescos en los exteriores e interiores de cualquier construcción. Obra que actualmente su discípulo, Arcadio Lobato está siguiendo en el Colegio de Sármede, lugar que el mismo nos enseñó. En 1.991 se funda la Escuela Internacional de Ilustración, después de la muerte de su creador, la escuela sigue con su actividad. La Escuela nos la mostró la Dirección actual, dónde quedamos impresionadas de la obra de Stepan Zavrel, los colores, los personajes de leyenda,  de su magnífica imaginación que te transporta a un mundo “maravilloso” en el que todos nos gustaría escapar un poquito para soportar la realidad del día a día.

A604BBE6-9475-4758-B5B0-977B71144314.jpg
Obra de Stepan Zavrel, en la Escuela Internacional de Ilustración de Sármede

Nos escapamos un rato para comer a la salida de Sármede y terminamos en un Restaurante en la localidad de Cappella Maggiore, “Pizzería Tabialá”. Riquísimas pizzas, frente a un precioso paisaje de viñedos de Prosseco, todos ellos decorados con unos rosales rojos en los extremos. Otro gran recuerdo de esta aventura.

zb00yy97svksslrj7t6wq.jpg
Viñedos de Prosecco, en Capella Maggiore (Restaurante Tabialá)

El último día del curso nos llevaron a cenar a otro pequeño pueblo de montaña, con vistas tremendas de los Alpes al fondo. Lugar típico, con una especie de espetos de varios tipos de carne (pollo, cordero, ternera, conejo –ooooohh, canibalismo, yo recordando a mi querido Indi que estaría tranquilo en casa-), para beber vino tinto de la región, recio cómo sus gentes. Un día perdidas por la montaña, preguntamos a una señora que paseaba, y respondió con un dialecto extraño,  Lola me dijo que debía ser un dialecto de las montañas. Estupendo broche final, para conocer a más gente. De allí me llevo la amistad de mi amiga de Treviso, de una madre y una hija británicas afincadas en Vittorio Véneto, de mi amiga tailandesa…

872F0CE4-DE46-4B88-8C83-AF6AEAB2CA3B.jpg
Obra de Stepan Zavrel

Llegó el domingo, día libre. En mis eternas conversaciones de viajes con mi primo Enrique, tenía grabado un lugar que tenía que visitar: Los Dolomitas. Él me hizo un recorrido para 2 días, pero tuvimos que hacerlo en 1, lo hicimos completo. Subimos hasta Belluno, allí el paisaje que veíamos de las montañas de lejos, nos dejó maravilladas. Pero el gran shock, fue al llegar al Cadore, y sobre todo a Auronzo di Cadore, donde comimos. Y para bajar la comida, andamos por un sendero hacia el lago Santa Caterina. Sinceramente sólo puedo decir la felicidad que nos embargó en ese lugar. Pero sólo estábamos comenzando con los paisajes más maravillosos que jamás habré visto nunca (sólo comparables para mí, con la subida hacía el Montblanc).

ACAF2F0A-ECF2-4347-81CE-25AA4B428B24.jpg
Auronzo di Cadore, Lago de Santa Caterina

Pasamos por antiguos glaciares, por sus aguas y piedras blancas, por tirolinas, rebaños de vacas muy bien criadas con sus cencerros dando música a nuestros oídos, casas de madera de alta montaña… Nos llovió por el camino, nos hizo sol; pero todo eso hacía que aquellos paisajes fueran aún más impresionantes, desde que llegué, siempre los he descrito “que son tan preciosos, que me daba la sensación que no estaban allí frente a mi, que nada tan hermoso podría ser real”. Hasta que llegamos al lago Misurina, donde se nos heló la sangre al contemplar “Tre Cime” de Lavaredo, llegando a rodearlas hasta Dobbiaco (el punto más al norte, casi en la frontera con Austria, donde sus gentes van con sus trajes de tiroleses y todas las señales vienen el alemán).

22E617DE-4CE7-4230-9D40-2B95701EDB63.jpg
Lago Misurina y Tre Cime de Lavaredo

Al cambiar de sentido hacia el sur, encontramos un gran cementerio de la I Guerra Mundial, donde me impresionó que la mayoría de los que reposaban allí tenían 14 a 18 años, eran los hombres que quedaban para luchar al final de la Gran Guerra. Para volver, dejamos Cortina d´Ampezzo para el final. Con sus elegantes calles, donde tiene que reunirse la élite en invierno para esquiar.

9e522657-82e7-40d6-a836-e9e5fa227666
Dobiaco y Cortina d´Ampezo

Para despedir esta magnífica aventura, Arcadio Lobato y su encantadora mujer, Claudia que siempre llevaré en el corazón, por su cariño, educación exquisita y atención, nos invitaron en su preciosa casa de montaña a cenar. Hablamos, comimos, reímos, recordaron otros tiempos e incluso cantaron. Gran broche para un gran viaje. En su casa Arcadio y su mujer, nos enseñaron sus obras. Los dos pintores, cultos y refinados. Arcadio y sus emotivos “Presepios” (cuadros de belenes, o del nacimiento del niño Jesús), delicadeza, ingenuidad y pasión por la Belleza. La obra de Claudia, te transporta a los paisajes de siluetas de ciudades industriales, azules y fríos a las horas del alba, amarillos-anaranjados y cálidos a las horas en las que el sol se pone. Así pudimos conocer otro rincón precioso, Revine Lago.

IMG_2702.JPG
Presepio de Aracadio Lobato
B47551BA-9E32-4591-B7DF-2615F4129014.jpg
Obra de Claudia Meneghim

Llegó el día de mi marcha. Mi corazón triste por despedirme de Lola, Arcadio, Claudia y de aquellos lugares idílicos. Cogí el coche temprano y decidí desayudar en Treviso y dar un paseo por el centro de la ciudad. Como les dije a las 12, estaba devolviendo el coche el Ferrara. Así tenía tiempo suficiente para visitar el Castillo de los Este por dentro y un poco mejor la ciudad de Ferrara, altamente recomendable. El tren de nuevo paraba en Florencia, toda una tentación; decisión rápida, el próximo tren a Pisa es en 1h, así que tengo 45min para tomar un rico helado en mi heladería favorita de Ponte Vecchio y dar un Paseo por el Duomo de Santa María dei Fiori, Batisterio y Campanille, respirar en la Piazza de la Signoría y sortear turistas en los exteriores de los Uffizi. Frente a Santa María la Novella me despedí hasta la próxima y ya en el tren recordé mis dos viajes anteriores a Florencia y a la Toscana. Por fin, llegué a Pisa, mi último destino. Al ir sola ya de vuelta, elegí un My BNB. Una habitación en un pequeño chatet frente al aeropuerto, 3 min andando, perfecto si el vuelo sale a las 6AM cómo el mío. Me rendí al encanto de pasear por el Campo de los Milagros y ver cientos de personas hacer cosas raras para hacerse una foto con su torre inclinada, cruzar un Puente sobre el Arno y cenar en Piazza Garibaldi y recordar los lugares, las gentes y las aventuras de estos increíbles 6 días.

E8472415-11C6-41F0-A93D-13B35F14FD38.jpg
Treviso, Véneto
C8541014-E919-40B1-8F18-6C85ADBE7A6F.jpg
Ferrara, Emilia-Romagna
8159d631-affa-4835-9f5a-eb52d3f0ed38
Florencia, Toscana
3167df69-f6d9-4a45-8f4f-4decf44b7bad
Pisa, Toscana

Agradecimientos a mi querida amiga Lola, porque sin ella no hubiera sido posible este viaje. A Arcadio por ser mi “maestro” della Ilustrazione. A Claudia, por darme su cariño y hospitalidad. A Francesca, por sus charlas en su rapidísimo inglés. A Maddy por compartir conmigo su ilusión de su futuro en el cine y a su madre, Janine por su delicadeza británica. A Koi, por sus sonrisas en los pasillos de las Scuola. Y a todas aquellas personas que se me cruzaron en este camino: los dueños de la Trattoria della Cerva (Vittorio Veneto), las dueñas del Rent a Car Europcar de Ferrara. A los dueños del Hotel Lavaredo, orgullosos de su hija ,que trabajaba en España con Rosa Clará. A mi primo Enrique por su ayuda en el recorrido por los Dolomitas y a mi marido, por darme la oportunidad de cambiar de aires unos días.

BFCB6A59-B828-4007-A67B-CA2F65F12CD0.jpg
Recuerdos, amigos, vivencias… Felicidad!!

4 comentarios sobre ““En el País de las Fábulas”

  1. Qué emoción, querida Victoria, y qué gran regalo este reportaje ya exacto y generoso. Has sido una maravillosa compañera de viaje. Viajar con Arte se hizo hizo realidad en Il paese delle Fiabe. Gracias de corazón por tu tesón y buen carácter, y por compartir tu exquisita sabiduría sobre la Belleza

    Me gusta

Responder a José Luis Trujillo del Real Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s